Nuestra Historia | World Vision Ecuador

Desde 1979, trabajando por el bienestar integral de la niñez y adolescencia en Ecuador.

Cada día, aproximadamente 57.200 niñas, niños y adolescentes en zonas rurales y urbano marginales del país, son atendidos de manera directa a través de 13 Programas de Área en 400 comunidades de 7 provincias de Ecuador.

“Que mi corazón se quebrante con las cosas que quebrantan el corazón de Dios”

Bob Pierce -

 

La historia de World Vision

Los orígenes de World Vision se remontan a 1947, cuando el fundador, Bob Pierce, en uno de sus viajes a China, se encuentra con una misionera en una isla de Amoy (hoy Xiamen), quien le presenta una niña abandonada por su familia. 

La misionera le preguntó:

- "Yo comparto mi plato de arroz con otros seis niños, ¿puedes hacer tú algo por ella?" 

Pierce le dio a la mujer cinco dólares y prometió enviarle la misma cantidad cada mes para el cuidado de la niña, instaurando así, el primer apadrinamiento y poniendo en marcha la red internacional de ayuda humanitaria dedicada al servicio de la niñez y adolescencia más vulnerable, World Vision.

Hoy, es una de las organizaciones humanitarias líderes del mundo; alrededor de 40.000 personas trabajan en programas de desarrollo comunitario, promoción de la justicia  y situaciones de emergencia en aproximadamente 100 países de los 5 continentes.

Comienzos de nuestras actividades en el país

El 3 de abril de 1979

Por resolución unánime de la Junta Directiva de World Vision International, a través de la Fundación Visión Mundial Ecuador se iniciaron operaciones en el Ecuador.

Los primeros proyectos se centraron en la entrega directa de servicios en las provincias: Chimborazo, Cotopaxi e Imbabura donde se implementaron proyectos de Desarrollo Económico, Seguridad Alimentaria, Salud, Educación, Liderazgo, Gestión de Riesgos, entre otros.

En la actualidad

World Vision Ecuador trabaja día a día a través de la identificación de necesidades locales y la coordinación de procesos para el desarrollo integral de los más vulnerables.

Se articulan esfuerzos y recursos, en pro del bienestar de la niñez y adolescencia con la participación de los principales actores involucrados: Gobierno Central, Gobiernos Autónomos

Descentralizados, Organizaciones Comunitarias y de la Sociedad Civil.